martes, 31 de marzo de 2009

Que los medios justifiquen el fin

Hay objetivos, metas y fines.
Se persiguen, se alcanzan, se logran.
Satisfacción. Y ahora que?
Más objetivos, más metas, más fines.
Todos tenemos un propósito.
O todos nos imponemos un propósito.
Realmente necesitamos un propósito?
Queremos ese propósito?
Ese propósito se parece a lo que queremos?
Querer no esta tan mal.
Siempre es vano e inútil lo que hacemos en contra de nuestros deseos. Es que muchas veces vendemos caras nuestras pasiones por un puñado de sobrevaloradas pero rentables obsesiones sin saber que no hay nada más peligroso que la falta de pasión, y nada más estúpido que el ciego fervor de una obsesión.
A donde voy con todo esto? justamente quiero decir que el “donde voy” no es nada frente al “ir”. Porque creo que en el “ir” y en el “buscar” se esconde la felicidad. Si, esa misma que todos queremos encontrar. Vaya paradoja. Si la felicidad esta en el “buscar”, encontrarla no sería mas que acercar el final. Y si hablamos del final, es ahí cuando me gustaría sentir que todo esto que creo es cierto. Poder en el antepenúltimo suspiro desear que al acercarme al último todo siga igual. No quiero llegar a viejo y contar medallas. Cuidado, no digo que no quiero medallas, sino que si hay algo para contar prefiero que sean anécdotas, viajes, canciones, errores, risas y amigos que quedaron abrazados a la memoria.
La felicidad nunca puede ser un objetivo, una meta, un fin.
La felicidad es un camino, un estilo, un medio.
Por eso, que los medios siempre justifiquen el fin, y no a la inversa.


Blas...

2 comentarios:

Loca (natalia) dijo...

Amén!!!

Saludos querido!!!!!!!

Casi Vero dijo...

hola!!
me animó tu comentario en mi blog!
la verdad cuando una mujer esta fuera de sí, te recuerda tus errores desde que eras un feto...tenemos la lengua viperina...una mala costumbre verdad?!


en fin..